Feliz Día de la Mujer. Artículo y conferencias.

Conferencias en Bogotá celebrando el Día internacional de la Mujer: Cierra ciclos y abre oportunidades

Sede La Castellana Jueves 9,  6 a 7 pm; Sede Cedritos Jueves 23, 10 a 11 am; Sede Mandalay jueves 2, 6:30 a 7:30 pm

Por Carolyn Ward,

Autor, “Cuatro Caras de la Mujer”

La historia escrita nos dice que las mujeres comenzaron a ser reconocidas para tener una voz  temprano (o tarde) en 1718. Suecia y Rusia abrieron el camino en el largo y aún continuo viaje hacia los derechos de la mujer.

Sin embargo, en este último siglo hemos visto cambios extraordinarios en el estado, derechos y roles de las mujeres. Sin embargo, no en todas partes y no para cada mujer. El mundo es sin duda irreconocible en muchos sentidos a partir del año 1900.

El trabajo social y político en la consecución de la igualdad ha sido crucial; ha sido esencial en el logro de reconocimiento, valor y la dignidad de la mujer en una escala macro.

Además del movimiento en curso para asegurar la igualdad de derechos para las mujeres y los hombres en el hogar, en la sociedad y en el lugar de trabajo, hemos visto un aumento increíble en empoderamiento de las mujeres. Empoderamiento en el sentido de la autoestima y el amor propio.

Al final, para que los cambios sean sostenibles, para que se conviertan en parte de una cultura viva, una forma de vida, una mujer debe conocer su propio valor. No se puede dar ni gentilmente legarlo. Ella puede demostrar la manera de descubrir que vale la pena, a ella se le recordar de su valor; políticas y leyes se pueden conformar para dar sus derechos y proteger esos derechos; ella puede ir acompañada en su descubrimiento de sí misma como el ser ilimitado quien es, sin embargo, finalmente, la cuestión de su propia dignidad recae en si misma. Y esta es la parte espiritual de la historia. Esto es lo que se llama su viaje espiritual.

Amor propio y la autoestima

Al llegar a un lugar de dignidad y auto-valor o valor, hay dos áreas que son fundamentales. Son aspectos interconectados todavía muy distintos de identidad.

La primera es la autoestima y esto se basa en una identidad exterior.

Autoestima es donde derivamos nuestro sentido de valor de nuestros logros, de nuestro lugar en el mundo, de nuestros papeles, nuestras capacidades, nuestro físico – incluyendo género – y el reconocimiento que recibimos del mundo exterior. Es importante que todos los seres humanos que tengamos una fuerte autoestima. Es de muchas maneras como nos medimos a nosotros mismos en este mundo, como sabemos que estamos aquí, que nos importa.

Sin embargo, por su propia cuenta, la autoestima es vulnerable y lo hemos visto en toda la historia. Se ha basado en la moda, en la cultura  y con frecuencia por el capricho de la opinión de otro, preferencias o fantasías. Si las mujeres no somos valoradas por la sociedad, si no fuéramos físicamente atractivas, si no fuéramos inteligentes, no pudiéramos heredar ni generar riqueza, entonces no éramos valiosas. Como grupo, llegamos a un lugar de poco o ningún valor. Y mientras que el papel de la mujer como madre, cuidadora, alimentadora, sanadora, ama de casa y educadora fue fundamentalmente valiosa, en realidad esencial y crucial para una sociedad estable y saludable, donde deberíamos haber visto una poderosa autoestima basado en esas contribuciones, empezamos a ver que los hombres y las mujeres no valoran estos roles con toda su importancia. Como tal, la autoestima en base en esto también se volvió  frágil.

Hoy podemos ver que para ser una mujer se está convirtiendo preferible a ser un hombre. A diferencia del pasado, muchos padres de hoy están esperando o incluso la elección de las niñas, como en el caso de los embarazos de FIV. Las mujeres están mejor equipados para manejar los nuevos roles en la nueva economía. Ellas son inherentemente mejores para vivir con la incertidumbre y el caos; son mejores comunicadoras y colaboradoras, son inclusivas y valoran la diversidad, se consideran más intuitivas y más capaces de lidiar con el estado de “no saber”- una competencia potente en un mundo que está en el medio de reinventarse a sí mismo. Así que todo esto hace que sea un tiempo maravilloso para dar forma a la autoestima de uno como mujer.

Además, como Humberto Maturana, el renombrado biólogo dice: “El tiempo de la mujer es el momento para todos”. Y así, cuando nos identificamos como una mujer en esta época, podemos alinearnos a una misión noble o causa porque juntos estamos sanando nuestro mundo de la inequidad y la injusticia para todos. No sólo para las mujeres y no sólo para las mujeres a partir de circunstancias privilegiadas. Si vamos a defender la dignidad de la mujer, que debe ser la dignidad para todos, no sólo una parte de la raza humana.

Pero hay preguntas: ¿Y si la economía cambia y perdemos nuestra ventaja? ¿Cómo podemos liberar a aquellos que dominan y oprimen a nosotros? ¿Podemos amar a todos lo suficiente? ¿Tenemos suficiente energía para cuidar de nosotros mismos y el mundo entero? ¿Y si … ¿cómo es que … es posible …?

Esto nos lleva al segundo aspecto de la autoestima. Esto se basa en nuestra identidad más interna, la identidad esencial que es inalterable, inmensamente poderosa, profundamente sabia y no depende de nadie ni nada fuera de nosotros mismos.

El amor propio está anclado profundamente en el ser, dentro de cada uno. Respeto a uno mismo no requiere ninguna fuente externa de afirmación y no está relacionado con nuestro género. De hecho, exige que dejemos a un lado por un momento el sexo de nuestro cuerpo para que podamos orientarnos al yo que no es físico.

El auto-respeto nace de un profundo sentido interno, una auto-aceptación y esencial auto-amor que cada uno experimenta como su verdadera bondad eterna. Es el dominio de la espiritualidad y es el derecho de nacimiento de cada ser humano. Cuando hay amor propio hay estabilidad, fuerza, colaboración y la celebración del otro, de la diversidad. No hay ni la competencia ni comparación. Hay un reconocimiento del valor propio y el valor inherente del otro y hay una profunda compasión por alguien que no vive de ese yo esencial – incluyendo uno mismo.

Como camino a seguir para la humanidad, tenemos que hacer el trabajo de alimentar tanto el interior y el exterior. No es suficiente para las chicas jóvenes que simplemente tienen las mismas o mejores oportunidades de carrera o la capacidad de ingresos de los muchachos tan jóvenes. Debemos encontrar maneras de nutrir la autoestima desde el nacimiento. Debemos incluir en nuestras formas de origen y de educación escolar que permiten a los niños a crecer por primera vez como un ser vivo con todos los recursos internos para amar y para contribuir así a la sociedad; para desarrollar de forma natural la confianza como su derecho de nacimiento y de vivir libremente, con creatividad y alegría, sin miedo.

Es fundamental para la defensa de la dignidad de la mujer son a la vez la autoestima y el amor propio. Sin embargo, si tuviéramos que priorizar y decir que es más crucial, tendría que ser auto-respeto porque es permanente y puro. Es la esencia del propio territorio de una de verdad que no se sacuda ni pueda ser arrancada de nosotras. Es a partir de la base de respeto a sí mismo que uno puede reconstruir cualquier cosa. Usted puede perder todo, incluso su reputación y no ser destruido si su amor propio está intacto. Cuando alimentamos el mundo interior de auto-respeto, construimos automáticamente un fundamento de la dignidad para nosotros mismos, para nuestras familias y para nuestras sociedades.

Tejiendo la historia de vida de las mujeres: Su nombre significa “Joya de Luz”
Dadi Prakashmani (c. 1922-2007)

¿Quién era esta mujer en la que el Fundador de la Brahma Kumaris confió todo? En honor del Mes de la Mujer, ofrecemos una visión de la vida de Dadi Prakashmani. Ella supervisó la expansión de Brahma Kumaris en una organización global y proporcionó liderazgo espiritual y administrativo por los 40 años siguientes a la muerte del fundador, Dada Lekraj Kripalani, conocido como Brahma Baba. Desde su muerte 2007, ella ha sido recordada como una fuente continua de inspiración.

La recuerdas como siendo alta y majestuosa pero se sorprenden al descubrir que su altura es de sólo cinco pies, dos pulgadas. Su vestido es un sari de algodón blanco, siempre planchado y sin mancha, sin embargo, su forma y su porte reflejan un canon interno. Ella administra una organización internacional con 350,000 miembros y capítulos en 60 países; sin embargo, a diferencia de la mayoría de los ejecutivos, ella vive en una sencilla habitación que comparte con una asistente. Ella es la anfitriona de la realeza, de los jefes de Estado, de representantes de las Naciones Unidas, de líderes internacionales de todas las profesiones – sin embargo, usted siempre encontrará su fácil trato. Ella piensa de sí misma como un instrumento, una servidora, un fideicomisario. Muchos piensan en ella como un ángel

 Dadi Prakashmani en sus propias palabras:

El mundo está en el umbral del cambio más positivo y dinámica en la historia, y las mujeres están en la vanguardia de la misma. En 1937, mujeres en la India fueron severamente reprimidas. No podían hablar en presencia de los hombres, no se les permitía ser educadas; se vieron obligados a llevar velo sobre sus caras; sus vidas fueron enviadas a la esclavitud en la cocina de su marido. Así que nuestra organización se dispuso a corregir ese desequilibrio. Enseñamos a la igualdad de mujeres y hombres, haciendo hincapié en el gran valor social de las cualidades femeninas – amor, misericordia, sacrificio, compasión, servicio – que los hombres también deben ser alentados a adquirir. Al mismo tiempo que era importante que las mujeres adquieran lo que se consideran como cualidades masculinas, como la ausencia de miedo, determinación y desapego. Cada uno de nosotros debe convertirse en perfecto equilibrio dentro de nosotros mismos. Después de todo, es sólo este cuerpo físico que tiene un género masculino o femenino, no la conciencia. Las mujeres han sido oprimidas durante siglos y han permanecido impotentes. Pero cuando se hacen conscientes de su divinidad original y poder, se tornan fuertes y recuperansu energía perdida. Las mujeres tienen una capacidad maravillosa para el autosacrificio, la renuncia y el amor. Cuando la gente ve estas cualidades en ellas, son fácilmente atraídos hacia ellas y comienzan a seguir su ejemplo.

Adaptado con permiso de: “Su nombre significa Joya de Luz”, Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris. Montana. Abu, Rajasthan, India


Conferencias celebrando el Día internacional de la Mujer:

Sede La Castellana Jueves 9,  6 a 7 pm: Cierra ciclos y abre oportunidades

http://brahmakumaris.org.co/castellana-marzo-2017/

 

 

No se admiten más comentarios