VIVIR EN PLENITUD

VIVIR EN PLENITUD

En el momento presente son cada vez más comunes las dificultades derivadas del estrés, preocupaciones y todo tipo de conflictos los cuales se suman a los miles de problemas que se viven en el mundo.

Pocas personas se dan cuenta de que en realidad sólo es posible salirse de la influencia de todas estas circunstancias negativas cuando tomamos medidas para mantener ecuanimidad a pesar de ellas, y que esto se logra con un entrenamiento consciente de nuestros pensamientos pues ellos son los responsables de las emociones o sentimientos; por tal motivo podemos responsabilizarnos de nuestro bienestar. Si queremos vivir bien entonces, tenemos que saber que las palabras que pronunciamos,  acciones, decisiones,  pueden dañar o construir, la mayoría de veces sin que nos percatemos de ello. Por todo lo anterior, cobran gran importancia los métodos que nos lleven a mejorar la comunicación con nosotros mismos y con el entorno. Empezar por conocernos a nosotros mismos entendiendo cuales son nuestras necesidades, es un primer paso importante ya que las múltiples ocupaciones del día a día suelen alejarnos de esta valiosa experiencia y todo lo que podemos disfrutar con esa exploración, sin embargo, sí, es posible dedicar algo de nuestro tiempo para ello, lo cual ayuda a mejorar nuestra eficiencia en todas las actividades realizadas y estaremos más listos a tomar mejores decisiones, se trata entonces de aprovechar al máximo el tiempo disponible.  Después, viene una etapa de exploración, de crecimiento donde hay transformación y poco a poco vamos retomando el control, de esta forma nos hacemos responsables y maestros de nuestro propio bienestar, es decir, vivir ya que estar atrapados en el caos del estrés, preocupaciones, miedos etc., no puede ser llamado vida.

La meditación es un buen método para disciplinar la mente y aprender a manejar y más adelante  transformar las emociones, pensamientos y actitudes negativas y crear buenos hábitos pues con ella se pueden lograr esos cambios a un nivel más profundo y duradero. Aunque se relaciona muchas veces esta práctica con algo difícil y complicado, no lo es; Se trata más bien de una manera de conversar con uno mismo basándose en el aprecio y conocimiento de uno mismo es decir es como acercarse o relacionarse con uno mismo porque estamos tan inmersos en las cosas que realizamos que ni siquiera nos hacemos conscientes de nuestra realidad. Es por eso que ya no nos percibimos, no nos conocemos y es algo paradójico que nos ocupemos de llenarnos de muchos conocimientos de lo exterior a nosotros, mientras ignoramos nuestras necesidades, potencialidades, anhelos y deseos. Lo más sorprendente es que cuanto más satisfecho me encuentro conmigo, más fácil me es entender a los demás, aceptarlos, disfrutar de la compañía de otros y de esa  forma mejoran mucho las relaciones. Es como si tomásemos un curso para vivir plenamente, sólo que en este caso somos nosotros mismos nuestros maestros. Desde luego se requiere conocer el método preciso, adoptarlo y poner en marcha todo el proceso sin faltar una muy buena dosis de entusiasmo y algo de dedicación, existe mucha información al respecto, buenas lecturas e incluso material que se encuentra en internet o hacer un curso de meditación para aprender cómo lograr ser feliz, mantener estabilidad y paz permanente de manera natural.

No debemos olvidar que ser feliz o no es algo que depende de nosotros, pero que es posible ayudar a otros a mejorar sus vidas también.

por Lucía Muriel. Brahma Kumaris Cali.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *