Tratar con sabiduría el estrés, la tensión y la negatividad

Tratar con sabiduría el estrés, la tensión y la negatividad

BK Enrique Simó

Conferencia de BK Enrique Simó – Barcelona 2012

Comencemos con un minuto de silencio, en ese minuto desconectemos de tantas historias y asuntos que cada uno ya trae, se percibe cuando estamos un minuto en silencio como la atmósfera cambia, esto es una práctica  tan sencilla, se puede practicar en el trabajo, en cualquier parte.

Voy a compartir unas ideas desde una perspectiva espiritual de cómo podemos transformar  y comenzar un camino para eliminar de nuestra vida, estrés, la negatividad y la tensión, parece que hoy en día son elementos bastantes presentes, se han vuelto parte de lo cotidiano, sobre todo el estrés y la tensión. Nos hemos habituado bastante a esto, hay muchas propuestas para manejar el estrés, pero la nuestra es diferente. Lo vamos a enfocar desde la perspectiva espiritual muy profunda, ¿que cambio de conciencia podemos hacer? Todos los presentes experimentamos  durante el día o de cuando en cuando momentos de tensión y estrés, sentimos que estamos atrapados, influenciados por las situaciones, entonces es fácil entrar en patrones de pensamientos negativos, es como si en esos momentos estuviéramos esclavizados.

Una analogía es  que nos quedamos atrapados en una caja, es decir nos sentimos posiblemente víctimas de lo que está sucediendo, un estado de dependencia y de influencia  del exterior. Lo más importante sería que en esta charla les pueda entregar algunas ideas frescas o interesantes para experimentar, no es una charla solo para informarnos y tener nuevas ideas, sino que se lleven algunos  nuevos planteamientos que les puedan ayudar en la práctica a vivir las situaciones, a enfocar las situaciones de otra manera, que sirva para crear nuevos planteamientos y experiencias en la vida.

Uno de los aspectos que podemos considerar es con respecto a la sabiduría. La sabiduría tiene que ver con nuestra perspectiva de la vida, como  vemos la vida, como nos vemos a nosotros mismos y nuestra relación con los eventos, las circunstancias y los demás. ¿Cuál es la perspectiva? Hay un ejercicio mental que es ¿Cuál es la metáfora  que estoy viviendo? Cómo me veo a mi mismo en relación con los eventos. La metáfora de alguien que está bajo estrés, tensión y negatividad, a menudo es la metáfora de estar en la caja, en la caja de la víctima o peor aún, en una cárcel. Y estar en una cárcel es estar  atrapado, esclavizado, en el sentido de que eres alguien totalmente influenciado y afectado por los eventos y situaciones que te rodean y no puedes escapar de esa influencia, estás en un estado de sufrimiento y pesar ya sea mucho o poco, estas estresado, tenso, incómodo en una situación. Es un tipo de sufrimiento, así que estamos en esta caja, que podemos llamarla la conciencia limitada, en esa caja es donde estoy completamente atrapado por las situaciones, afectado en la  conciencia de mi rol, de mis situaciones, mis responsabilidades, y lo vivo como una situación de estrés, de tensión, de dolor o incomodidad, y  no veo muchos recursos para manejar eso. Si tuviéramos recursos no estaríamos atrapados en esta caja, lo que necesitamos todos es salir de la caja, liberarnos de esa cárcel y de ese estado sometido a influencias que nos vienen del exterior, pero que no sabemos cómo gestionar, y que nos hacen sentir tensos, estresados, negativos. Salir de la caja es algo que todos podemos hacer, sentirnos en un estado de equilibrio, la cuestión es que entramos en la caja muy rápidamente, y todo el  tiempo que pasamos en la caja es el estrés, las complicaciones, el pensamiento inútil o negativo, es donde estás bloqueado. Esa es la caja, salir de la caja es lo que necesitamos. Lo que vamos a hacer hoy es ver tres formas de salir de esta y ver cuánto tiempo podemos permanecer fuera de ella.

Otra analogía  que podemos tener en que nuestra vida es como una barca que navega por el río de la vida, y lo importante es que vaya fluyendo, y el río de la vida significa las circunstancias y todo lo que sucede alrededor, pero… ¿Qué pasa si el agua de la vida empieza a entrar en nuestra barca? Si el agua de la vida entra en nuestra barca llega un punto en que nuestra  barca se hunde, cuando dejamos que los eventos y circunstancias entren en nuestro mundo interior , empezamos a perder control sobre nosotros mismos y al entrar en esos estados de malestar y pesar nos sentimos desbordados por las circunstancias.

El enfoque a donde quiero dirigirme es que existen dos realidades : Una dimensión física es el mundo físico en donde estamos y es aquí donde necesitamos la dimensión espiritual,  lo que no es físico, pero que tenemos que conocer mejor porque es en esencia de lo que nosotros somos, el mundo de nuestra percepción, el mundo de nuestra conciencia, pensamientos experiencias. Esto en realidad es metafísico, todo lo que es la conciencia que viene de un plano no físico, lo que pasa es que para la persona que está atrapada en la caja, el mundo interior y exterior se han mezclado totalmente, así que uno de los elementos fundamentales para establecer la relación correcta entre nuestro mundo exterior e interior, una de la bases es entender una cualidad que es muy espiritual, pero que no se entiende mucho que es el desapego.

Necesitamos entender lo que es desapego. No es indiferencia. Es una distancia sana y positiva  entre nuestro mundo interno y externo, simplemente saber separar esas dos dimensiones y ahí está la sabiduría, al cuidar y proteger nuestro mundo interno, tendremos la perspectiva  adecuada y podremos vivir una realidad diferente y mucho más positiva. Esto nos lleva primero a la perspectiva de nosotros como seres espirituales. Salir de la caja es salir de la conciencia limitada. Hay dos términos en el Raja Yoga, la conciencia de cuerpo y la conciencia del alma. No quiere decir salir de este cuerpo físico, sino con todo lo que me identifico, si me conecto en exceso a esa conciencia limitada y surge lo contrario al desapego que es el apego, me veo como ser físico totalmente inmerso en el  rol, las tareas, las posesiones.

Lo que llamamos conciencia del alma es distinto, no es un concepto. es para experimentar con ella, yo  soy un ser de energía espiritual, estoy ahora actuando y viviendo en este cuerpo físico, este cuerpo físico es el traje,  así que yo soy un alma, un ser espiritual. Simplemente esta idea me hace salir de la caja, soy esencia, soy un ser libre, totalmente ignorante de esas ataduras y de esos apegos, en esto es importante la meditación. Nos lleva a la conciencia espiritual, a mi estado natural, a mi estado verdadero. Necesitamos retornar a la conciencia verdadera, cuando nos abrimos a  la conciencia de lo que llamamos alma, accedemos a una serie de recursos internos, uno de ellos, la creatividad. Hay además tres de conciencia que nos pueden ayudar también a salir de esta caja: el invitado, el actor y el estudiante.

El invitado nos abre a la experiencia de ser un ser ilimitado, yo no soy  este cuerpo físico, estoy de paso en este cuerpo físico, la conciencia de invitado nos ayuda al darnos cuenta de: estoy de invitado en este cuerpo, a considerar que  un día nací en este cuerpo y un día lo dejaré, a estar desapegados. Soltaras todos tus apegos en un momento dado, incluyendo a las personas, entonces la conciencia de invitado nos recuerda: soy un alma y vengo de una conciencia espiritual. Cuando vamos a casa de alguien de visita, qué actitudes tenemos? somos respetuosos, es la casa de mi amigo, mi anfitrión de  mi familiar, y al no tener la conciencia del mío, qué hacemos ¿pedimos permiso, somos respetuosos, no tenemos apego por nada, usamos las cosas pero sabemos que en unos días las tenemos que soltar. En la conciencia del mío, mi casa, mis relaciones, mis cosas, creo ese vínculo o esa conexión de apego, como invitado uso las cosas pero sé que en algunos días lo tengo que entregar, con mis relaciones creo ese vínculo esa conexión de apego, pero un invitado no está apegado a nada.

El actor como dijo William Shakespeare: este mundo es  un enorme escenario y en el todos somos actores, cada uno está interpretando su papel, es una bonita metáfora, nos enseña a vivir la vida con esa conciencia que yo el alma vine a interpretar este papel. ¿Que nos trae la experiencia del actor? nos ayuda a ser tolerantes, paciente, y a aceptar y respetar a los demás, en una obra de teatro cada actor tiene un  papel, otra cosa es que no responda a mis expectativas cuando estoy en la caja, esto es lo que me cambia la conciencia del actor, es al salir de la caja, al entender que todo está funcionando con precisión, que las cosas son como tienen que ser y no como yo creo que tienen que ser. Cuando estoy en la conciencia del alma que es la correcta, salgo del aspecto de las cajas que son las expectativas, el mejor actor no es el que tiene el rol más importante sino el que lo hace mejor, le pueden dar el óscar al que tiene  el papel de mendigo, cuando estoy en la conciencia que soy el actor, me centro en mi interpretación. No estoy sentado en la conciencia viendo como lo hacen los demás. Imagínense a un actor distraído mirando como lo hace aquel, como está vestido. Cuando estamos metidos en la caja pasamos mucho tiempo mirando lo que hacen los demás Es la metáfora útil para no mirar lo que hacen los demás, el actor sabe centrarse en su interpretación, cuando hace una buena interpretación, está muy feliz, por lo menos sabe que ha actuado con precisión.  Como actores desde la conciencia del alma, el actor interpreta el papel de la mejor forma posible. Como alma lo primero que debo hacer es dar lo mejor de mí, interpretar mi papel con lo mejor de mi experiencia, desde las cualidades del alma que son la paz y el amor, interpreto el papel, desde mi naturaleza verdadera. Ese es el gran secreto, con la satisfacción de que estoy usando de la mejor manera mis recursos, mis pensamientos, mis palabras, mis acciones, incluso las posesiones, la riqueza, alineadas a mi esencia.

La metáfora del estudiante, del estudiante espiritual desarrollamos la humildad. Cuando uno se considera un estudiante tiene mentalidad abierta y siempre tiene muchas cosas que aprender, cuando comenzamos a pensar que ya sabemos mucho, nos enfocamos en dar consejos a los demás, en decirles lo que tienen que hacer. La vida es la gran escuela, en la vida las lecciones vienen a través de  las relaciones. Al practicar esta metáfora empezamos a desarrollar un pensamiento más positivo, cuando ves que alguien irrumpe en tu vida, no es tu enemigo y tú la víctima, se convierte en tu profesor. Esta persona vino especialmente para que aprendas algo y si quiero ser coherente con mis principios, con mi esencia, acepto que me está enseñando algo. Saber aceptar el papel de los otros así se vea negativo, al ser un estudiante, eso quiere decir que no tienes que contestarle sino decir la verdad desde una conciencia correcta. La ira y la agresividad están dentro de esa caja, cuando estamos fuera de la caja, no tenemos problemas. Estamos libres de ira. Aunque a veces se piensa que la ira es inherente al ser humano, es cuando se trata de un tema de supervivencia, cuando estamos en ese estado de paz profunda y equilibrio y serenidad, la ira no tiene sentido. Seremos asertivos, no tenemos que dejar de mostrar nuestro  desacuerdo pero el efecto es completamente diferente, no creará conflicto. Cada situación está llena de enseñanzas. ¿Qué es lo que me enseña esto? ¿Qué me está enseñando esta situación? Cualquier situación que yo vea como problema, ¿Qué me está enseñando?

La perspectiva es muy diferente fuera de la caja. Hay dos cosas diferentes que siempre confundimos: el dolor y el sufrimiento. El dolor es necesario el sufrimiento no, ese sobra, el dolor es la señal natural que nos dice que hay que cambiar algo, si tu pones la mano en la llama es muy beneficioso que te duela, si no fuera así te quemarías. Afortunadamente  tenemos unas advertencia físicas que nos dicen que hay algún órgano que está funcionado mal, esto hablando del dolor físico, es el dolor el que te da una señal, hay dolores físicos pero hay otros dolores espirituales.

El dolor no es malo, te está dando una señal, te está diciendo que hay algo en tu vida que no funciona adecuadamente, que hay algo en tu vida que tienes  que cambiar, tiene que cambiar, pero debido a no leer o entender esta señal, seguimos funcionando dentro de la caja con pautas equivocadas. Entramos en una dinámica de seguir hacia adelante haciendo  lo que es incorrecto pero si cambio mi actitud por una actitud positiva esto coopera con la enfermedad. Cuando estamos pacíficos y positivos, el dolor de la enfermedad, el proceso de la enfermedad se hace liviano y fácil mientras que si  encima me quejo, amargo la vida de los demás y se convierte en un instrumento de pesar y sufrimiento.

Cuando estamos en la caja estamos en un estado de sufrimiento. No lo interpretamos adecuadamente, ese dolor más mi ignorancia y más la interpretación errónea, me trae sufrimiento, no hemos de rechazar el dolor debemos gestionarlo, el dolor viene y se va, porque estoy eliminado las causas que lo están originado. Estoy haciendo lo correcto.

Somos seres de luz, somos seres espirituales, con la conciencia de invitados, somos viajeros en este juego de la vida,  nuestro hogar es un mundo de silencio, no está aquí, somos viajeros en este juego de la vida, nuestro hogar es el mundo de silencio, vinimos de la dimensión espiritual y vamos a volver a este hogar porque es nuestro hogar. En esa dimensión espiritual tenemos ayuda, tenemos que estar unidos con otra conciencia otra fuente de luz que nos da poder, y fortaleza espiritual, el alma suprema o el ser supremo es el ser que permanece siempre  constantemente lleno y conectamos con él a través del silencio, esa es la meditación raja yoga. Él es el ser que nos nutre y nos ayuda a recargarnos internamente, a llenarnos de poder espiritual, a recargar la batería, y permite que el alma se llene de cualidades positivas, desde ese poder,

Ahora vamos a tener unos momentos de Meditación

Cuando meditamos mínimamente nos reconectamos con esta esencia espiritual, entre más constantes seamos con esta meditación, más crearemos este hábito de estar fuera de la caja, salimos de esta caja.

Relajamos el cuerpo, escuchamos estas ideas, en la meditación es muy importante tratar de  no usar nuestra mente analítica ni racionalizar estas ideas sino sentir una experiencia, estamos muy acostumbrados a utilizar el cerebro izquierdo que es de la lógica, que razona, discierne,

Vamos a dejar que los músculos del cuerpo aflojen,  los pies, las piernas, aflojar cualquier tensión que estén sintiendo, aflojar las manos dejarlas descansando, los brazos, el cuello, estirar de lado a lado porque  que es donde mas de sienten las tensiones, dejamos que la respiración se haga más tranquila, más profunda… inspiramos… retenemos y espiramos… en el proceso de hacer esto nos vamos conectando.  Nos conectamos al aquí y al ahora con este instante, no importa cuántas cosas están sucediendo en nuestras vidas solo existe una cosa y es el presente, todo lo demás ha dejado de ser y ésta es la única realidad de la que disponemos es este instante,

Solo tenemos este instante presente, el aquí el ahora, podemos comenzar observando nuestra mente, es muy útil durante algunos minuto ser el observador, estoy presente y observo desde el interior, soy consciente del sonido , la música, lo que hay a mi alrededor, este espacio y las personas que me rodean, seguimos más adentro… soy consciente  y si por el motivo que sea hay alguna preocupación, algo que me recuerda el pasado una inquietud del futuro, en este momento vamos a observarlo y dejarlo pasar… a esto lo llamamos la pantalla de la mente, soy el observador de mi mente… estoy tomando conciencia de que el observador es diferente a la mente… yo soy el observador, y observo desde la quietud, ese centro interior desde el cual estoy observando, es un  centro de paz… yo no soy mis pensamientos, los pensamientos son la creación de la mente… en realidad yo soy el cuadro de mis pensamientos… vamos a visualizar en la pantalla de nuestra mente una forma de un punto de luz, de energía espiritual… yo soy ese ser, una estrella luminosa de energía brillando en el interior, y observo que esta diminuta estrella de luz, irradia energía de paz… de calma… de serenidad… desde el silencio vamos conectándonos con la experiencia de estos pensamientos… vamos revisando que es lo que se genera en mi interior, estoy en la conciencia de que todos los demás seres humanos también son almas…  iguales a mí… son seres de luz, y me abro a la posibilidad de verlos con esta nueva conciencia, son seres de luz, y de paz, me pregunto a mí mismo que podría hacer diferente las relaciones con los demás… si les veo como seres de luz, y desde el silencio, desde esta dimensión espiritual, me abro a la posibilidad de estar conectado y recibiendo la luz que viene de la fuente universal el ser supremo… esa luz llena de amor y protección… me abro a esa experiencia que es como un océano de amor y paz… me abro a esa experiencia y con esto pensamientos me voy preparando para recordar que yo el alma, soy un actor interpretando mis diferentes papeles… poco a poco voy regresando, con esta conciencia voy a entrar a este campo de la acción, me doy cuenta que soy un actor interpretando mi papel, y veo que los demás son actores también interpretando sus papeles, poco a poco voy sintiendo los pies, inspiramos… Om Shanti, soy un alma de paz. Om Shanti

Están fuera de la caja todos?

BK Enrique Simó  Barcelona, 2012

Comentarios cerrados.